dimarts, 7 d’abril de 2009

Nemo, ¿inspiración marina?


Parece que, una vez más, la respuesta correcta es inspiración latina; que en este caso viene dada de mano de los pronombres indefinidos procedentes del latín. La forma "Nemo", en latín, corresponde a un pronombre indefinido que significa "nadie". ¿Recordais quién dice en la Odisea de Homero que ése es su nombre?. Efectivamente, es Ulises, nuestro heroe fecundo en recursos, durante el episodio del Cíclope. Se trata de otro de sus trucos para salir bién parado de una más de las innumerables aventuras que tiene que vivir antes de llegar a su amada Ítaca en un apasionante viaje por el mar Mediterraneo.

Aunque entre el simpático pececito Nemo, que también vive muchas aventuras y divertidas peripecias por los mares , podemos encontrar a otro famosísimo heroe literario: el capitán Nemo, protagonista de uno de los más conocidos relatos de Julio Verne, Veinte mil leguas de viaje submarino. Como es de suponer su nombre es el homenaje que rinde Verne al insigne Ulises.

Pero "nemo" no es el único indefinido latino que vive en nuestra lengua actual. Detrás de palabras como nihilismo (doctrina filosófica que niega la posibilidad de conocimiento), se esconde "nihil", que significa "nada".

Por no hablar de la famosa sentencia "Nihil sub sole novum" del Eclesiastés, que indica la nula novedad que un hecho aporta a la experiencia.

Así que, muchas veces, la fuente de inspiración es LATINA!

1 comentari:

elgreco ha dit...

¡Bien visto lo de los indefinidos, Natalia!
Inspiración latina, como tu propio nombre.
Nemo en griego se dice Οὔτις, entre otras formas, pero ésta es la que aparece en la Odisea, verso 366.
Hay otras expresiones latinas conocidas, por desgracia cada vez menos, que usan indefinidos, como por ejemplo:
nihil obstat.
nemine discrepante.
Nemo dat quod non habet.
Nemo potest duobus dominis servire.
Nemo potest omnis scire.
Nemo potest personam diu ferre.
Nemo propheta acceptus est in patria sua.
Nemo sua sorte contentus.
Nihili est qui nihil amat.
Nihil tam munitum quod non expugnari pecunia possit.
Nihil est in intellectu quod prius non fuerit in sensu.
Nihil est ab omni parte beatum.
Nihil difficile amanti.
Nil desesperandum.

Que tú, como veo que estudias latín, sabrás traducir sin problemas.