dimecres, 22 d’abril de 2009

Canto de sirenas.


Como ya mencionaron mis compañeros en otros post, el mundo clásico y mitológico más que estar muerto aun hoy día sigue entre nosotros, con numerosos referentes en todo aquello que nos podamos imaginar, y claro las marcas e imágenes de empresas más reconocidas en todo el mundo no es un caso aparte.

Hace unas semanas realizamos una visita la ciudad de Valencia para visitar el museo de los soldados de plomo, y claro estando en Valencia no se podía dejar pasar la oportunidad de pasear por sus calles, lo cual nos llevo a una de las cadenas comerciales más conocidas en todo el mundo para tomar el aperitivo de la tarde que realizamos en los Starbucks Coffee, Starbucks es una de las principales empresas proveedoras y tostadoras de cafés del mundo, lo que la convierte en una marca reconocida de excelente calidad.
Dentro del establecimiento aparte de tomar unos cafés excelentes en sabor y olor, y que tenias la posibilidad de realizarlos a tu gusto, me llamo mucho la atención el logo de la corporación, que se trata de un círculo verde con el nombre de la empresa y la imagen de una muchacha joven que es una sirena, las sirenas son una clase difusa que comprende varios seres que se distinguen por una voz musical y prodigiosamente atractiva que con sus cantos atraían a los marineros que realizaban las travesías en los grandes mares provocando su perdición. Quizás la relación con los Starbucks sea que el excelente sabor y aroma de los productos es lo que nos lleva a esta cadena de restaurantes que nos atrae con sus cantos de sirenas, que son la diversidad de sabor de sus cafés y chocolates. Y los cantos de esta sirena nos podrían llevar a la perdición al igual que a los marineros que se excedian escuchandolos; lo mismo puede ocurrir si nos pasamos con el chocolate y los cafés de los Starbucks.

6 comentaris:

Santiago ha dit...

Dos coses:
Enhorabona pel premi.
Coneixeu aquesta pàgina
http://www.tinet.org/~jmpf/Catala.html

Epaminondas ha dit...

Sí, Mohamed, muchos cantos de sirena se oyen por ahí, pero ¿podrías decirnos qué tenemos que hacer y a qué famoso marinero debemos imitar para no ser vencidos por los enigmáticos, canoros, subyugantes y, a veces, funestos cantos de estos seres?
Más preguntas, que nada tienen que ver con el café:
- ¿qué tienen que ver el manatí y el dugongo con estos seres y a qué orden de mamíferos pertenecen?
- ¿qué tiene que ver la "sirena" de una fábrica o de los bomberos con estos seres?
En este enlace hay información interesante.

Natalia ha dit...

¡Hola!

Internet contiene casi todo lo imaginable, sólo hace falta saber encontrarlo. Así que ahí voy:

·El manití ha sido, desde hace mucho tiempo, vinculado a las sirenas a causa de su similitud con las mujeres en los pechos,en su rostro chato y su costumbre de cargar a sus crías, así como por su cola y hábitos acuáticos.
Es por esto, que los científicos decidieron bautizarlos bajo el nombre de sirénidos o Sirenios.

Para profundizar aún más, la propia palabra dugongo,mamífero sirénido muy similar a los manatíes, deriva del malayo "duyong", que significa precisamente eso, sirena.

·Por otra parte, es mucho más cotidiana la referencia de la sirena en las de las fábricas, los colegios, la policía o los bomberos. Y es que una sirena es también un instrumento acústico que se asocia a las mitológicas porque su versión original produciría sonidos bajo el agua.

· Y por último cabe destacar al ingenioso Ulises, primer marinero que consiguió eludir estos famosos cánticos tapando los oídos de sus compañeros de tripulación y haciéndose amarrar fuertemente al mástil del barco en el que viajaban; así pudo conocer de primera mano el misterio de las sirenas sin sucumbir ante sus terribles consecuencias.

Más tarde, también Orfeo burló el poder de estos cánticos en su viaje junto a Jasón y los argonautas, pues cuando estaban a punto de caer en la trampa, él usó su lira para entonar un canto tan sublime que cubre sus melodías y salva a los marinos de su mortal contemplación.

Como última observación... Me ha gustado mucho el post, pero a mí no me engañas Mohamed, ¡tú tienes que estar cobrando algún tipo de comisión de Starbucks!
jajajaja

¡Un saludo!

Edurne ha dit...

¡Pues a mi el café si que me atrae como un canto de sirenas!
No me había fijado en el logotipo, interesante Mohamed :)

¡Un saludo!

elgreco ha dit...

Ya veo que Natalia sigue siendo una de las respondedoras más activas. En este caso ha contestado muy bien a las preguntas que el comentarista Epaminondas había hecho.
Higino, en su fábula 125 dice:

Tum ad Sirenas Melpomenes Musae et Acheloi filias uenit, quae partem superiorem muliebrem habebant, inferiorem autem gallinaceam. harum fatum fuit tam diu uiuere quam diu earum cantum mortalis audiens nemo praeteruectus esset. Vlixes monitus a Circe Solis filia sociis cera aures obturauit seque ad arborem malum constringi iussit et sic praeteruectus est.

Y en la 141 añade:

Sirenes Acheloi fluminis et Melpomenes Musae filiae Proserpinae raptu aberrantes ad Apollinis terram uenerunt, ibique Cereris uoluntate, quod Proserpinae auxilium non tulerant, uolaticae sunt factae. his responsum erat tam diu eas uicturas quam diu cantantes eas audiens nemo esset praeteruectus. quibus fatalis fuit Vlixes; astutia enim sua cum praenauigasset scopulos in quibus morabantur, praecipitarunt se in mare. a quibus locus Sirenides cognominatur, qui est inter Siciliam et Italiam.

Apolodoro en su Biblioteca Mitológica I, 3, 4; 7, 10; 9, 25 nos dice:

De Melpómene y Aqueloo nacieron las Sirenas, de las que hablaremos al tratar de Odiseo.

Portaón y Éurite, hija de Hipodamante, tuvieron hijos, Eneo, Agrio, Alcátoo, Melas, Leucopeo, y una hija, Estérope, que concibió de Aqueloo, según dicen, a las Sirenas.

Después de haber estado con Circe, encaminado por ella se hizo a la mar y costeó la isla de las Sirenas. Éstas eran: Pisínoe, Agláope, Telxiepía, hijas de Aqueloo y Melpómene, una de las musas. Una tocaba la lira, otra cantaba y la tercera tocaba la flauta, y así persuadían a los navegantes a quedarse. Tenían forma de pájaros desde los muslos. Cuando Odiseo navegaba cerca de ellas quiso escuchar su canto y, por consejo de Circe, tapó con cera los oísods de sus compañeros y les ordenó que a él lo atasen al mástil. Incitado a quedarse por las Sirenas pedía que lo desatasen, pero ellos lo ataron más y así continúó viaje. Estaba predicho a las Sirenas que morirían cuando una nave pasara de largo; por eso perecieron.

Respecto a los Argonautas dice Higino (fábula 14):

Butes Teleontis filius quamuis cantibus et cithara Orphei auocabatur, uictus tamen est dulcedine Sirenum et nataturus ad eas in mare se praecipitauit; eum Venus delatum fluctibus Lilybaeo seruauit.

Como bien doces, Natalia, Apolonio de Rodas en El viaje de los Argonautas (IV, 891-921) nos habla de las Sirenas.
Viven en la isla Antemoesa. Son hijas de Aqueloo y Terpsícore (no Melpómene, como dicen otros mitógrafos). Festejaban a Perséfone cantando en coro. Y Orfeo hizo que el canto de su lira sonara por encima del de las Sirenas. Sólo Butes, como dice Higino en la fábula 14 se dejó seducir por estos seres cautivadores.

Por cierto, las podemos ver también aquí, canoras y sensuales, haciendo algo más que cantar, en la película.

La sirena del logotipo de la casa de café de la que Mohamed es comisionista es, más bien, del tipo nórdico (con trenzas y aspecto vikingo).
Aquí colocan al logotipo de la casa de café entre los 20 más famosos.

Anònim ha dit...

Salvete, cari amici!

¡Cómo crece el blog y con qué calidad! Me gusta mucho. Además, enhorabuena por el premio. Os lo merecéis.

Un fuerte abrazo y seguid trabajando, investigando, aprendiendo... así.

Juanma