dijous, 1 d’abril de 2010

Los números nos persiguen!

Esta afirmación podría aplicarse a la vida de cualquier persona, a la naturaleza o incluso, a los mercados financieros! Una vez más el Levante nos ofrece referentes clásicos entre sus páginas relacionando a Fibonacci con la progresión de la bolsa. En la bolsa los números son conocidos porque son empleados en el análisis técnico para calcular los retrocesos de Fibonacci (matemático del siglo XII) basados en una secuencia de números que se genera a partir de sumar dos números consecutivos para obtener el siguiente.
Otro curioso ejemplo es el de Michael Jackson y el número 7. El cantante firmó su testamento el 7 del 7 del 2002, era el séptimo de nueve hermanos, su nombre y su apellido tienen siete letras y su memorial se hizo el día 7 del séptimo mes del año. Esto nos demuestra que existe un número presente en todos nosotros, conocido por muchos como número áureo o de oro, ya nombrado en un post de nuestros antiguos compañeros.
Fechas que han marcado la historia, como pudo ser el 11S: Tras el atentado se difundieron una serie de misteriosas casualidades resultantes de la suma de esa fecha. Otro ejemplo de esto, una pelicula de Jim Carrey llamada " El número 23 " que es muy intrigante todas las coincidencias que se pueden lograr aplicando diferentes cálculos a los dígitos que dan nombre a la película.
En las matemáticas el número más universal es la proporción áurea ya que sus propiedades son aplicables a todos los seres humanos y ha sido utilizada incluso en la arquitectura y escultura como por ejemplo en el Partenón, con el objetivo de lograr la belleza perfecta.
El número áureo equivale a 1,61803398... Esta cifra la hallamos si dividimos la altura de nuestro cuerpo con la distancia existente entre el ombligo y la punta de los dedos. Phidias, autor de las estatuas de Atenas en el Partenón, lo consideraba clave como símbolo de la armoniosidad y de belleza.

10 comentaris:

Sofía ha dit...

buff... q "miedo" me da lo del numero ayreo, pero a la vez me parece curioso...

:)

Natalia ha dit...

Hola otra vez :)

Me ha gustado este mucho este post.
No sabía de la obsesión de Jackson por el 7!me encanta ese número.
Has explotado la parte más perfecta (aurea) y a la vez más siniestra de los números...

¿Por qué será ese afán de ir más allá de lo que vemos?
Algunos días, al escribir la fecha, me sorprendo buscando el 3 en ella, y lo consigo haciendo LO QUE HAGA FALTA, aunque no tenga ningún sentido; ayer, sin ir más lejos: 30.3.2010 -> 3+0.3.2+0+1+0 =3.3.3 -> 3+3+3/3 = 3
Obviamente otros días no lo tengo tan fácil, pero doy con él.

Bueno, si algo he dejado claro es que la Universidad me está perturbando, antes de salir del instituto estaba mucho más cuerda!

¡Un saludo! Y seguid así :)

Marco Aurelio ha dit...

Cuando dices Phidias supongo que quieres decir Fidias (en griego, Φειδίας).
La "fi" del número áureo se toma de Fidias; es curioso que en todo esto tengamos a Leonardo Pisano, conocido como FIbonacci (filius Bonacci, sobrenombre de su padre).
Si nos fijamos en el lugar que ocupa la letra "fi" en el alfabeto griego es al que hace 21:
α,β,γ,δ,ε,ζ,η,θ,ι,κ,λ,μ,ν,ξ,ο,π,ρ,σ,τ,υ,φ,χ,ψ,ω.
La 21, número formado por la unidad y su doble; si los sumamos tenemos 3. Un número natural es divisible entre tres si la suma de sus dígitos es divisible entre tres. En nuestro caso, el número 21 es divisible entre 3 (3 veces 7) y la suma de sus dígitos es 2 + 1 = 3.
Tres (3) es un número relacionado con la divinidad.
Respecto al Partenón hay que decir que fue el edificio donde los números y las proporciones de la simetría, de la armonía y el simbolismo aristotélico se concretaron con la máxima coherencia. La formulación matemática se basa en los números 2 (primera cifra par) y 3 (primera impar) y en sus cuadrados respectivos 4 y 9. A partir de esta proporción de 4 a 9, que corresponde tanto a las dimensiones del estilóbato como a las del naos sin las antas, todo se encadena con una lógica absoluta: esta proporción se subdivide en tres rectángulos "pitagóricos" con 3, 4 y 5 (cuyos cuadrados son 9, 16 y 25) en los lados. La composición del Partenón se basa en un módulo: el máximo denominador común de la longitud, de la anchura y de la altura (30,88 metros de anchura, 69,50 de longitud y 13,72 de altura).
Este denominador común se fija respectivamente en 36 módulos (es decir, 6 al cuadrado), 81 módulos (esto es, 9 al cuadrado) y 16 módulos (o sea, 4 al cuadrado). El mismo módulo de 0'858 metros se aplica a la anchura de los triglifos y a la altura de los capiteles. Se cuentan 5 módulos (4'293 metros) para la distancia entre los ejes de las columnas, 12 módulos para la altura de las columnas y 21 para la altura total del templo. Las proporciones del naos son de 25 por 60 módulos. Con un diámetro de 1'905 metros para el fuste de las columnas y una distancia entre ejes de 4'293 metros, la relación es de 4 a 9. Asimismo el naos, sin las antas, mide 21'44 metros de ancho por 43,3 metros de largo, lo que arroja una proporción de 4 a 9.
Este módulo se contiene 81 veces (9x9) en cada cuadrado derivado de las proporciones de la base: 4 x 9.

Sí, los números nos persiguen. ¿Qué decir del 7? Siete pecados capitales, siete últimas palabras de Cristo, siete artes, siete enanitos, siete magníficos, siete colinas, etc.

Como apunta Natalia sobre el día 30-03-2010 el 3 está muy presente. El post de Marta se publicó ese día a las 23:35. Si sumamos todos los números de esta hora tenemos 13.
Sofía publica su comentario a las 3:10 (sumado, 13).
Natalia a las 11:09. Si sumamos 1 + 1 + 9 tenemos 11, la cifra de la hora a la que se publica el comentario. Si sumamos 11 + 9 tenemos 20.

¿A qué hora se publicará mi comentario? Voy a ver... que combinación se puede hacer.

Marco Aurelio ha dit...

¡Dios mío! a las 23:17; 2 + 3 + 1+ 7 = 13. El 31 (31, 13 al revés) de marzo (3) del 2010 (2+1 = 3).

Sofía ha dit...

Oh my GOD!

¡Demasiados números para mi cerebro tan de letras!

ahora esto de que los números nos persiguen, me da todavía más mal rollo xD

Sofía ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Epaminondas ha dit...

Hablando de "fi", Sofía también contiene la "fi" griega (σοφία, y su nombre (φῖ).
Por cierto, si asignamos el número que ocupa en el alfabeto a cada una de las letras de σοφία tenemos: 18 (σ) + 15 (ο) + 21 (φ) + 9 (ι) + 1 (α) = 64. La mitad de 6 es 3 y la de 4, 2. Recordemos que la formulación matemática del Partenón se basa en los números 2 (primera cifra par) y 3 (primera impar) y en sus cuadrados respectivos 4 y 9.
La mitad de 64 es 32 y su mitad 16 y su mitad 8 y su mitad 4 y su mitad 2 y su mitad 1.
Sabiduría = 64, formado por el cuadrado de 3 y el cuadrado de 2.

Es interesante jugar con los números.
Seguiré el ejemplo de Marco Aurelio y comprobaré a qué hora se publica mi comentario, por si puedeo seguir jugando con los números.

Epaminondas ha dit...

¡Vaya! A las 16:11 = 1 + 6 + 1 + 1 = 9, el cuadrado de 3. La cifra (16:11) está formada por tres (3) unos (1) y un seis (6) que es el doble de la suma de los tres (3) unos (1).
El día: 2 de abril (4) de 2010= 2 + 4 + 2 + 0 + 1 + 0 = 9.
¡Qué curioso! el mismo resultado de la suma de las cuatro cifras de la hora que de las cifras del día, mes y año. 9 el triple (o cuadrado) de 3.
Hagamos un experimento: ᾿Επαμεινώνδας es el nombre en griego de mi "alias". Sumemos los números de la posición en el alfabeto. ¿Qué nos da?
ε = 5
π = 16
α = 1
μ = 12
ε = 5
ι = 9
ν = 13
ω = 24
ν = 13
δ = 4
α = 1
ς = 18
5 + 16 + 1 + 12 + 5 + 9 + 13 + 24 + 13 + 4 + 1 + 18 = 121.
121 = número capicúa cuyo centro es la suma de sus extremos. Es el cuadrado (2) de 11 (los unos de los extremos). Es un número cuadrado y la suma de tres números primos consecutivos (37 + 41 + 43).
Tiene otros aspectos interesantes.

Sofía ha dit...

mmm... después de el comentario de Epaminondas, mi cálculo tan de niño de primaria queda mediocre xDDDD

será mejor que yo deje los números a un lado jajajajaja


PD: Sin ánimo de ofender, no se por que, tengo la vaga sensación de que tanto Marc Aurelio como Epaminondas han esperado a dejar su comentario en una hora concreta para que les cuadraran todas las operaciones mateméticas... queda todo como una casualidad pero a mi no me lo parece ;D

Felices Pascuas :)

elgreco ha dit...

Creo que Sofía tiene razón y los comentaristas Marco Aurelio y Epaminondas, sin ánimo de ofender, son un poquito "tramposillos". Lo único que no puede explicarse por la hora de publicar es lo del nombre ese tan extraño de Epaminondas.
Lo cierto es que todos los comentarios hechos dan la razón al título del post de Marta: los números nos persiguen.
¿A qué hora se publicará mi comentario?