dimecres, 12 de maig de 2010

Un ejemplo de la relación entre la escultura helenística y la barroca.

El periodo posterior a la etapa helenística con el que más paralelismos podemos establecer es el Barroco. Podríamos decir que ambos periodos coinciden con una etapa de crisis, de cambios políticos y sociales, que, además, hacen del arte una expresión de la decadencia en sus modelos culturales y estéticos. Para ejemplificar esta relación hemos escogido una escultura barroca en la que se pueden apreciar los referentes del arte clásico, en concreto de la etapa helenística. Algunas de estas referencias son el dramatismo transmitido por la escultura, la expresión de naturalismo por parte de los personajes que la componen, la sensación de movimiento y el trato de un tema mitológico, el cual también nos recuerda a Grecia.
La obra elegida para ejemplificar tal relación es la escultura realizada por Gian Lorenzo Bernini: "Apolo y Dafne", que el autor esculpió entre 1623-1635. A continuación os ofrecemos más detalles en nuestra presentación:

7 comentaris:

Sardanápalo ha dit...

Finalizas tu trabajo con un soneto de Quevedo, el titulado A Dafne, huyendo de Apolo.
El poeta madrileño escribió otros poemas sobre el mito de Apolo y Dafne como éste:

A APOLO, SIGUIENDO A DAFNE

Bermejazo Platero de las cumbres
A cuya luz se espulga la canalla:
La ninfa Dafne, que se afufa y calla,
Si la quieres gozar, paga y no alumbres.
Si quieres ahorrar de pesadumbres,
Ojo del Cielo, trata de compralla:
En confites gastó Marte la malla,
Y la espada en pasteles y en azumbres.
Volvióse en bolsa Júpiter severo,
Levantóse las faldas la doncella
Por recogerle en lluvia de dinero.
Astucia fue de alguna Dueña Estrella,
Que de Estrella sin Dueña no lo infiero:
Febo, pues eres Sol, sírvete de ella.

El sevillano Juan de Arguijo escribió este otro, con una alusión a la frialdad marmórea de Dafne que casa con la escultura de Bernini:

Apolo a Dafne

«Victorioso laurel, Dafnes esquiva,
en cuyas verdes hojas la memoria
de tu rigor y de mi triste historia
quiere el amor que eternamente viva.
La antigua palma y abundante oliva
a ti de hoy más inclinarán su gloria;
tú ceñirás en premio de vitoria
del fuerte vencedor la frente altiva.»
Dijo el burlado Cintio, y a la dura
corteza asido, la contempla, y luego
repite: «¡Dafne fiera! ¡Mármol frío!
Del rayo ardiente vivirás segura;
que no es bien que consienta ajeno fuego
quien pudo resistir al fuego mío.

También Garcilaso de la Vega dedicó un soneto a este mito:

Soneto XIII

A Daphne ya los braços le crecían
y en luengos ramos bueltos se mostravan;
en verdes hojas vi que se tomavan
los cabellos quel oro oscurecían;
de áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros que aun bullendo'stavan;
los blancos pies en tierra se hincavan
y en torcidas rayzes se bolvían.
Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerça de llorar, crecer hazía
este árbol, que con lágrimas regava.
¡ O miserable 'stado, o mal tamaño,
que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que llorava !


Respecto a la escultura, ¿nos podrías decir sus dimensiones?

¿Dónde podemos admirar esta magnífica obra?

¿Qué relación tienen estos versos con la escultura
mollia cinguntur tenui praecordia libro,
in frondem crines, in ramos bracchia crescunt;
pes modo tam uelox pigris radicibus?


Me parece oportuna esta información:
La obra es profundamente barroca. Las dos figuras forman una línea diagonal muy clara que forman los brazos del dios y de la ninfa; con ello se consigue un espacio abierto, dinámico, que obliga al espectador, si quiere contemplar la obra en su totalidad, a dar la vuelta en torno a ella. La ocupación del espacio tridimensional es manifiesto. También es barroco el representar una obra en el momento mismo en que ocurre la escena, movimiento en acto, frente al movimiento anterior o posterior preferido durante el Renacimiento. Hay una clara contraposición entre Apolo, con su cara de asombro y perpejidad ante lo que está viendo, y la cara de Dafne, en la que la incredulidad y el horror ante lo que la está sucediendo. Apolo es representando como un joven delgado y andrógino, inspirado en el Apolo Belvedere, obra helenística o copia romana. El distinto tratamiento que da Bernini a la superficie del mármol contribuye a dar mayor realismo y crudeza a la escena. El canon de las dos figuras es el clásico de siete cabezas y media.

Una buena oportunidad para ver diferentes planos de la obra es éste.

Gracias por ilustrarnos sobre esta magnífica realización de Bernini.

Claudia Quintero ha dit...

Sadanápalo; en primer lugar, gracias por ofrecernos estos versos que enriqueceran mi trabajo y en segundo lugar la respuesta a sus preguntas:
Las dimensiones de esta escultura son 243cm de altura.
Se encuentra en la Galeria Borghese en Roma, Italia.
Los versos expuestos por usted son los famosos versos de Ovidio, pertenecientes a su obra "Metamorfosis" (I, 549-551). En este fragmento Ovidio narra el momento de la transformación de Dafne en laurel.
Al parecer, un error humano lo ha llevado a olvidarse de un verbo de los últimos versos así que me tomo el atrevimiento de escribirlo de nuevo con el error corregido para beneficio de nuestros seguidores.

vix prece finita torpor gravis ocupat artus,
mollia cinguntur tenui praecordia libro,
in frondem crines, in ramos bracchia crescunt,
pes modo tam velox pigris radicibus haeret,
ora cacumen habet: remanet nitor unus in illa.
(Ovidi, Metamorfosis, I, 548-552).

Además añado la traducción:

...apenas terminado su ruego, un pesado torpor invade sus miembros, una fina corteza recubre su tierno pecho, los cabellos se convierten en hojas, los brazos en ramas; los pies, antes tan veloces, se clavan al suelo con perezosas raíces; el rostro desaparece en la copa: todo lo que queda en ella es su brillo.

Hasta la próxima Sardanápalo!=)

Sofía ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Sofía ha dit...

mmmm... querido amigo Sardanápalo, formula usted una pregunta que ya había formulado alguien antes.

http://lesalesdepegas.blogspot.com/2009/11/mitologia-en-valencia.html


Pregunta que además, respondí yo.


PD: no se poner enlaces xDDDDD

Claudia Quintero ha dit...

ainsss!!!....alguien ha comentado y ha suprimodo su comentario...me habría gustado leerlo!

Sardanápalo ha dit...

En efecto, ha respondido Usted todas las preguntas... y ¡correctamente! Y tiene razón me dejé "haeret" al citar los versos de Ovidio.
Lo que ocurre es que Usted no nos dice que los versos, además de relacionarse con la estatua por su temática, están en la misma, como habrá podido Usted apreciar en el video.
Lamento, señora Sofía, haber hecho una pregunta ya formulada en este espacio. Me gustaría enseñarle a poner enlaces, pero la distancia me lo impide.
Un saludo.

Sofía ha dit...

el comentario borrado era mío xD