dissabte, 29 de novembre de 2008

Un referente más



Esta entrada es una continuación de la anterior, en la que podemos observar que el referente de Pegaso no ha sido adaptado, únicamente, al mundo de la publicidad.
Un ejemplo de ello es el emblema de los famosos Premios Ondas; pues encontramos una figura que,aunque de forma un tanto abstracta, hace referencia al caballo alado.
Aquí vemos a los presentadores con el imponente animal mitológico de fondo.

Pegaso ha sido utilizado como trofeo desde el año 1972, ¿la razón? quizá el vasto mundo que pueden sobrevolar los galardonados sobre el lomo del triunfo.

Ánimo, ¡nos gustaría saber vuestras opiniones!

4 comentaris:

Natalia ha dit...

¡Holaa! El vídeo de Pegaso es muy completo, gracias Juanma :)
Además, la imagen que tiene ahora el blog me gusta mucho más que la primera que se puso; me encanta.

Estoy investigando en el blog, para ir cogiendo práctica poco a poco.

¡Un saludo!

Mariló ha dit...

Salva sis, Natalia!
Estic molt contenta pel teu entusiasme i el de Mohamed, els primers en escriure. Ànim a la resta, no us quedeu enrere! Segur que tots teniu alguna coseta interessant a dir sobre el que hem anant treballant aquest curs.
Vobis multas gratias ago!

elgreco ha dit...

Es importante descubrir también la presencia de Pegaso en nuestro firmamento. En su obra Catasterismos, Eratóstenes habla de la constelación de Pegaso (http://www.astroyciencia.com/2006/12/20/historia-de-la-constelacion-de-pegaso/). Hay más aquí (http://juanandres911.blogspot.com/2007/12/pegaso-el-caballo-alado.html).
Es conveniente transcribir qué dice Eratóstenes:
Por su parte Eurípides cuenta en su obra Melanipa que se trata de la yegua, una hija del cantauro Quirón, que seducida con engaño por Eolo y al ver aumentar el volumen de su vientre huyó al monte, donde permaneció hasta que le alcanzaron los dolores del parto. Su padre se puso a buscarla y a punto de ser descubierta pidió ser metamorfoseada para que no la reconocieran, y así quedó convertida en yegua.
Luego, como recompensa por el común sentimiento de piedad de hija y padre hacia ella, Ártemis la subió al cielo y la ubicó en una zona donde el Centauro (su padre Quirón) no puede verla.
Los cuartos traseros de la constelación no son visibles, a fin de que no se vea que es hembra.
Lleva dos estrellas tenues sobre el hocico, una brillante en la cabeza, otra sobre la quijada, una sin brillo en cada oreja, cuatro en la cerviz (de ellas la de mayor brillo es la que se encuentra más cerca de la cabeza), una en el hombro, otra en el pecho, una en el lomo, otra de mucho brillo al final de la zona del ombligo, dos en las rodillas delanteras y una en cada pezuña. Suman un total de dieciocho.

Para futuros astrónomos y alumnos de Referentes con inquietudes hay que leer esto

Flauta de Pan ha dit...

¡Enhorabuena por vuestro trabajo! Es sorprendente y gratificante ver qué ganas e ideas tenéis. Estoy sorprendido muy gratamente. Ánimo y adelante.